Este evento además de provocar esta interesante tormenta de ideas, provocó también gran tormenta política ante lo que ya se considera el inicio del proceso que alguien por ahí describió; como el rescate del Estado en las elecciones del ya cercano año 2003. Alrededor del evento y como en orbita satelital, se organizaron una serie de reuniones que nos van dibujando el panorama que se vive en el Estado y sobre todo, los posibles desenlaces. Todo esto sazonado con el tajante comentario del Secretario de la Presidencia Alfonso Durazo, en el sentido de que la alternancia en Sonora no – solo era posible, es necesaria, lo cual provocó reacciones neuróticas del priísmo jurásico del Estado.

Pero antes de seguir adelante con mis apreciaciones de la cola del huracán provocada por estas reuniones, quiero comentar mi sorpresa y decepción ante los mensajes plasmados en los diarios de parte de los diferentes segmentos de la sociedad, mismos que me indican que el cambio en Sonora hasta estos momentos se traduce tal vez en cambio de ropa interior. En primer lugar las declaraciones de nuestros líderes empresariales me indican su extravío ante el nuevo juego de la economía libre y digital. El solicitar del gobierno la reactivación de la economía a base de inversión en infraestructura, nivelar el “verdadero” valor del dólar y reactivar el financiamiento, son ya jeroglíficos escritos en las piedras de la prehistoria estatista y revolucionaria que ya hemos dejado en el pasado.

Luego, el esperar el arribo del Secretario Usabiaga como alguien que bajaría radiante del monte con las tablas de salvación para los sufridos agricultores, no sólo me parece fuera de época, me parece infantil. El analista que propone al gobierno mexicano apoyar a la agricultura de la misma forma que lo hace los EEUU; Pues simplemente es imaginar que un hijo nuestro conviviera con los hijos de Carlos Slim o de Bill Gates, y cuando sus billonarios padres les obsequien un Ferrari de $500,000 dólares, les den una American Express sin limite, pretendamos hacer lo mismo con el nuestro para que pueda seguir su convivencia. Los EEUU tienen una economía de 10 Trillones de dólares, superávit del presupuesto, y su deuda representa menos del 40% de su PIB.

Ahora, el líder sindical que propone “Fortess Sonora,” sólo hay que enviarlo al manicomio. Cómo es posible que alguien sea tan irresponsable y sobre todo tan ignorante para expresar una barrabasada de esa naturaleza. Luego Sinaloa prohíbe la entrada de la carne de Sonora, el Estado de México de nuestro trigo. Tal vez así pudiéramos regresar a la economía de la autosuficiencia en la cual la familia producía todo lo que necesitaban: maíz, arroz, fríjol, su ropa, sus zapatos etc. El jefe de la familia saldría a cazar y recoger los productos silvestres, la mujer a manufacturar las materias primas — y quien lo sabe, tal vez en unos años iniciar de nuevo el trueque con otras familias “autosuficientes.” No lo puedo creer.

Finalmente cierro mis comentarios de las noticias publicadas durante esos días con los de nuestro analista que critica al Secretario Derbéz de optimista y casi, casi de mentiroso. En primer lugar me sumo a la presumida de Derbéz en cuanto a la salud indiscutible de las principales variables de la macroeconomía; la inflación totalmente controlada; reservas internacionales record; el peso mas firme que nunca; gran confianza de la comunidad internacional; inversión extranjera también a niveles record. Ahora, si alguien tiene que ser optimista es él, no queremos provocar mas expectativas racionales de tragedias económicas que al clavarlas en la mente de la gente; suceden.

El que gran parte de la inversión extranjera se esté orientando a la compra de empresas existentes, es algo de lo mas positivo que pueda suceder. Estamos ante la misma crítica que se le hacía a Mike Milken en los 80s cuando se dedicó a financiar las famosas tomas por asalto de empresas ya existentes en los EEUU. Sin embargo, fue ésa práctica lo que obligó al mundo empresarial americano a realmente hacerse eficiente y competitivo, precisamente para no ser presa de los famosos “raiders” quienes se dedicaban a identificar empresas mal manejadas pero con gran potencial, para adquirirlas. Fue esa estrategia de Milken la que provocó dos cosas; el incremento en la productividad nacional a través de manejos profesionales, y la democratización del capital al hacerlo llegar a esas empresas que no tenían acceso al elitista mercado de capitales.

La tarde del último día del evento y el sábado 3, tuve la oportunidad de convivir con Alfonso Durazo y platicar ampliamente con él. Sigo pensando lo mismo; un tipo brillante, preparado, conocedor de los problemas nacionales. Sin embargo, me parece que sus mas de 20 años en el DF le han hecho perder ese toque sonorense que definitivamente necesita para llegarle a la gente en su ya clara pretensión de alcanzar la gubernatura. Creo que le hace falta un curso de actualización de cherología sonorense para que pierda las mañas que lo delatan, pues si llegara a caer en una de las trampas de Terán; “El Cazador de Guachos,” no pienso saliera bien librado. Yo se lo ofrezco en Sahuaripa e intensivo.

Conclusión: Interesante evento. No tuve oportunidad de escuchar a Ana Maria Salazar, pero como dijo Fox de Cecilia Soto: “Está guapa, está muy guapa.” Durazo urgido de un enjuague de Sonora. Los partidos políticos no funcionan. El cambio no llega a Sonora. Urgente necesidad de un líder que estremezca al Estado con nuevas ideas y estrategias, para realmente provocar ese cambio. Los sonorenses lo gritan e inclusive se lo piden a su paso por el Estado a uno de los participantes con quien me tocó hacer el viaje de regreso.

Imprimir la página

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *